Esperando la llegada del Niño Dios.

El altar de los Titulares, ya está preparado para recibir al Niño Dios.

El Adviento es momento de limpiarnos por dentro para la llegada del Salvador. Hermano o devoto, acércate a la iglesia, reza y confiésate.

SUPER OMNIA CHRISTUS.